La casa de los espíritus

por Cezary Novek, especial para HDC
La vecina me advirtió que no usara ropa negra. “Se te pegan toda clase de porquerías, de energías bajas, y después andá a sacarlas de tu casa”. 
 
No se trataba de una novela de Isabel Allende, sino de una institución que sigue las enseñanzas de Allan Kardec, el pedagogo que dejó atrás las ciencias de la educación para convertirse en el padre de la doctrina espiritista, a mediados del siglo XIX. La Escuela Científica Basilio existe en Argentina desde el año 1917, cuando fue fundada por Bernardo Eugenio Portal y Blanca Aubreton de Lambert. Su símbolo es una cruz cristiana con un círculo de alambre de púas en su centro. La idea es evitar mostrar el sufrimiento de Jesús. Los adeptos consideran a la mediumnidad como una disciplina científica en sí misma. De ahí lo de “científica”. Basilio fue el primer espíritu guía de Portal y Lambert (y, en vida, padre del primero).
“Las almas de las personas que murieron de forma violenta, accidental o por mano propia quedan confundidas vagando durante mucho tiempo,y son las primeras en apersonarse buscando contacto, chupando la energía”. Hay entidades que no son almas, sino otra clase de seres que se hacen pasar por la persona invocada, pudiendo brindar información específica que le de verosimilitud al encuentro. “No sé si son demonios o seres del bajo astral, pero no son nada buenos, por eso hay que cuidarse”.
Me contó que cuando su hijo mayor había cumplido el primer mes de vida, su padre –fallecido un año atrás-, se le apareció pidiendo conocer al nieto. A partir de ese momento, ella nunca pudo sacarse de encima la idea de que este último es una especie de reencarnación del anterior. Decidió acercarse al lugar para sacarse la duda.
Como muchas entidades seudo religiosas, afirman seguir las doctrinas cristianas originales. En la práctica, son espiritistas contemporáneos. El cartel que adorna la fachada de la vieja casona sobre la calle Caseros aclara “Registro Nacional de Cultos N° 658. Personería jurídica 11.680. ONG 10336”. Algo no visto en ninguna otra iglesia, la necesidad de aclarar que es un culto legal y registrado. 
“De entrada te preguntan si buscás una sesión de consulta o si querés ingresar como miembro. Yo fui para consulta, claro. Para ser miembro tenés que pagar una cuota -hay promociones para membrecía vitalicia, inclusive-. Las consultas también se pagan. No recuerdo el monto específico, porque cambiamos un par de veces de moneda y la devaluación hace imposible el cálculo, pero era una cantidad importante”.
En setiembre de 2002 el programa Punto Doc realizó un especial con cámaras ocultas. No había vestidos victorianos ni nubes de ectoplasma, sino algo más parecido a un culto de la Iglesia Universal: el médium estaba parado en un podio, brindando supuestas revelaciones ante la concurrencia. En la oficina del líder, se habló más de dinero que de otra cosa. Un dato interesante es que la organización ha sido protegida por funcionarios del Estado durante su casi centenaria existencia.
“No se te ocurra reírte una vez que estás ahí porque se pudre todo”, me dijo la vecina. Me interesó qué es lo que podría provocar risa de la situación. “Te zamarrean un poco, oran en una lengua extraña –que no es latín-, te pasan ungüentos aromáticos, todo eso”. Otra persona me había comentado que había prácticas que rozaban los castigos corporales. “Castigos corporales, no, pero te zamarrean bastante”
Pude ver algunos boletines y circulares internas: directivas, normativas, artículos e incisos, tasas, impuestos, acreditaciones, bibliografía, decenas de modalidades de membresía, protocolos y charlas informativas. Una verdadera burocracia del más allá.
“Después pasás a otra habitación, donde se realiza la sesión. La mesa redonda de tres patas suele estar cubierta por una tela gruesa, cuyo color varía según el día. En ese momento te cuentan un poco sobre las diferentes tipologías de los espíritus y te dan algo de material escrito, tipo apuntes. En el apunte dice que si uno no está seguro hay que irse. Yo no me hice miembro, sólo tuve dos experiencias ahí”
Invocaron a su padre, sin éxito. Le dijeron que esa era la prueba más contundente de que había reencarnado en el nieto. Me mostró fotos de ambos. El parecido era notable. 
La segunda vez fue a verificar que realmente eran capaces de dialogar con los muertos: “Para el ritual hacen falta unas cuatro personas, que se toman de las manos. A veces usan la ouija, pero no siempre. Había agua y pétalos de flores, que son –junto con el médium- el vehículo para que el espíritu se manifieste. Las luces comenzaron a apagarse. El agua se movía, se oyeron portazos y ruidos tenues por toda la casa. Había un viento como de tormenta, pese a que estaba todo cerrado. La mujer que fue a hacer la consulta esa vez, quería hablar con un pariente que había fallecido muy poco antes para indagarlo sobre unas propiedades que le había legado a alguien que no pertenecía a la familia, a ver si podían resolver el tema de la herencia. La médium comenzó a hablar con la voz del difunto, que era hombre. Algo hablaron, pero no llegaron a realizar la consulta porque la médium se descompuso, estaba súper pálida”.
En Wikipedia, así como en la página web central (la de Córdoba está caída) se pueden leer los postulados doctrinarios. En general, se autoproclaman seguidores de las enseñanzas originales de Jesús, tal y como dice la Biblia.Curiosamente, la misma repudia explícitamente este tipo de prácticas: "No recurran a espíritus y adivinos. No se hagan impuros por consultarlos. Yo soy el Señor tu Dios" (Lev. 19:31); "Y si alguien recurre a espíritus y adivinos, y se corrompe por seguirlos, yo me pondré en contra de esa persona y la eliminaré de entre su pueblo" (Lev. 20:6). Cada sede está bajo la tutela de un espíritu ilustre.
“Hacía mucho frío, como cuando uno traspira y le da el viento fresco. Después de que se terminó la invocación, todos nos soltamos las manos y se prendieron las luces. Las cortinas –marrones o negras, según- siempre estuvieron cerradas”
“Yo no te aconsejo que vayas. Son gente súper cerrada, te van a preguntar muchas cosas personales, familiares, sobre tus creencias y eso. Te van a hacer creer que los estás desnudando, pero en realidad va a pasar justo lo contrario. Dicen que son fieles creyentes en Dios, que siguen las enseñanzas originales de Cristo, por lo cual deben creer también en el demonio. Te digo que no te conviene ir. Pero si vas, no se te ocurra usar ropa negra”
El edificio es discreto: colores comunes, paredes descascaradas, el piso antiguo con una leve ondulación. Un aire a unidad básica o dispensario de barrio contrasta con el alto poder adquisitivo de los adeptos. Fui vestido de blanco. Tres veces. No me dejaron pasar.
© 1997 - 2019 Todos los derechos reservados. Diseñado y desarrollado por HoyDia.com.ar